Siguiendo los pasos de Coco Chanel – Noeh Liñeiro.
Los precios de los productos están expresados en dólares estadounidenses (U$D)
Logo DarkLogo Light

Siguiendo los pasos de Coco Chanel

Siguiendo los pasos de Coco Chanel

Si cuando comenzaba a estudiar asesoría de imagen me hubieran dicho que un día me encontraría siguiendo los pasos de la mítica Coco Chanel no lo hubiera creído. Cómo describir en tan solo un par de palabras la emoción que me generó haber podido visitar los lugares de una de las personalidades que más admiro.
Cumplír mi sueño de viajar a París y caminar por la mítica Rue Cambon e ingresar en el número 31 de esa misma calle al mundo original Chanel fue algo fuera de serie para mí.  Pero vamos de a poco…así no olvido los detalles.
La rue Cambon se encuentra cerca de la Place Vendôme, lugar rodeado por  hoteles y tiendas de lujo que muestran lo mejor de sí en un entorno parisino de gran magnetismo, en síntesis un recorrido con mucho glamour.

Al comienzo de mi recorrido solo estaba en mi mente llegar a la maison, pero de a poco me fui asombrando de las hermosas boutiques y hoteles de lujo que habitan en edificios de exquisita arquitectura parisina… observalo debajo con tus propios ojos:
A solo unos minutos  de caminata algo me advirtió que ya estaba muy cerca del lugar que buscaba:

Una gigantografía que retrataba una caricatura de Coco y estaba firmada por karl Lagerfeld (quién en ese momento aún estaba vivo y  llevaba adelante la casa Chanel) me avisó que ya estaba cerca…
En 1910, a sus 27 años, Coco abre su primera boutique de sombreros “Chanel modes” en el número 21 de la rue Cambon y es allí donde comenzó el mito…
Como podés apreciar en la foto de arriba, actualmente es otra la marca que usa esas instalaciones para la venta de accesorios. Pero el edificio es el mismo, por lo cual podés usar tu imaginación para remontarte a 1910 y visualizar como paseaban las mujeres de esa época por esta calle.
Llevando sombreros sobrecargados de piedras, flores o plumas como era costumbre presumir en esos años. Pero pronto, tras las vidrieras de la boutique “Chanel modes”, se asomaba la revolución de los sombreros sencillos que darían un nuevo curso a la moda de la época (Si te interesa este tema, te aconsejo ver el posteo sobre las influencias de Coco Chanel en la moda  http://secretosdetuimagen.blogspot.com.ar/2014/08/coco-chanel-la-leyenda.html )

A pocos metros de allí y sobre la misma cuadra, está el ansiado número 31. Casa de costura que fue abierta por Chanel en 1918, y se transformó en el lugar visitado por grandes figuras en cada desfile que convocaba la maison. En esta tienda Coco inventaba el concepto de boutique contemporánea, que luego de 1920 ya incluía además de prendas, accesorios, y productos de belleza, la venta del mítico perfume Chanel n°5.
El maravilloso inmueble data del siglo XVII y la distribución del mismo fue ideada por Gabrielle “Coco” Chanel. Ni bien ingresamos vemos la boutique con la presencia de prendas y accesorios.
En la primera planta se haya el gran salón, que se ha utilizado para presentar las colecciones y actualmente allí aún se realizan las pruebas de alta costura. En el segundo piso se sitúa el que fuera el departamento de la diseñadora, de estilo barroco con delicada decoración y arquitectura, que aún convoca la inspiración de los creativos de la marca. Es tan importante la influencia de este lugar que en 2013 fue nombrado monumento histórico.
En el nivel superior se encuentra el estudio y los talleres que hoy en día continúan vigentes en las manos de Virginie Viard, actual directora creativa de la marca, tras la muerte de Karl Lagerfeld.
No puedo dejar de mencionar tal vez el emblema más codiciado de este edificio…¡la famosa escalera de espejos! La cual también fue declarada monumento junto al departamento de Coco.
La escalera está cubierta por una sofisticada alfombra color crema y rodeada de paredes adornadas de espejos. A los pies de la misma se pueden apreciar bellísimos paneles de arte oriental que destacan el lugar, y son acompañados por un retrato de la diseñadora.
                                 
El secreto de los espejos: Durante los desfiles de moda, Gabrielle Chanel, se sentaba en la escalera resguardada de cualquier mirada mientras que la presentación se realizaba en la planta baja. Desde su lugar podía observar las reacciones que producía la presentación de la nueva colección en las caras de los periodistas y demás invitados al evento, sin que ellos la notaran.
Dejando un poco la historia de lado, y metiéndome solo en el tema de las compras, es imposible no visitar este lugar sin querer probar todo lo que ofrece la boutique, en mi caso decidí  dejarme llevar por mi perdición que son las flats (también conocidas como ballerinas) de Chanel, tan variadas que ¡no sabes con cual quedarte!
El servicio de la maison es de excelencia y mientras me iba probando los diferentes modelos me mimaron con un café y las mejores atenciones. Sinceramente…¡No tenía ganas de irme!
Al retirarme de la boutique aún quería saber más acerca de Chanel, y por eso decidí dirigirme al último lugar donde estuvo Coco en su vida…el ¡increíble Hotel Ritz!
El departamento de la Rue Cambon la diseñadora no lo utilizaba para dormir, ya que no le gustaba quedarse sola allí cuando los trabajadores terminaban su jornada y se retiraban. Por ello, prefería utilizar los servicios del lujoso Ritz, que se encuentra frente a la glamorosa Place Vendôme.
Se dice que tenía una habitación decorada a su gusto y que la misma permanece intacta hoy en día como en aquella época. Lamentablemente cuando llegué la habitación se encontraba ocupada por un huésped y no pude verla, pero llamando con anticipación al hotel podés acceder a realizar una visita, ya que el plantel es sumamente cordial y estará encantado de ayudarte.
Dentro del hotel hay un spa sumamente bello que conserva la decoración de la época en la que Gabrielle se relajaba en sus instalaciones. En ese mismo piso podés encontrar una boutique de la firma Chanel  con productos para el cuidado de la piel, perfumes y algunos accesorios.
Aquí terminó mi recorrido y mi post de hoy, pero no sin antes dejarte el consejo de que si tenés la oportunidad de viajar a París y te gusta la moda ó el diseño, no dejes de visitar estos espacios que han sido motivo de inspiración para muchos (Modestamente también me incluyo).
Si te quedaste con ganas de más no dejes de acceder a la nota sobre el diseñador Balenciaga, y la muestra que visité sobre él en París.