¡Dejá de comprar por impulso! – Noeh Liñeiro.
Los precios de los productos están expresados en dólares estadounidenses (U$D)
Logo DarkLogo Light

¡Dejá de comprar por impulso!

compras conscientes finanzas personales

¡Dejá de comprar por impulso!

Frases como “¡es que estaba en oferta!”  “es más fuerte que yo, la ropa me puede” o “pero en ese color no tengo” son caras de la misma moneda.

Todos tenemos una debilidad a la hora de comprar, tal vez en tu caso no pasa directamente por la ropa y se base en tecnología, comida, maquillaje, figuras de acción, decoración, cremas, perfumes, plantas o andá a saber qué otras cosas…

Pst! Podés oir esta nota desde el programa de Podcast que tengo que se llama «Consultorio de imagen» Lo encontrás en Spotify, Apple Podcasts  y  Google Podcasts.

¡Subo un episodio nuevo cada miércoles por la mañana!

 

La realidad es que todos tenemos algo que nos genera placer adquirir, y que luego de hacerlo pasa a ser parte del paisaje. De a poco nos acostumbramos a que esté, y vaya perdiendo el impacto del inicio. Sería como una relación de pareja, en donde hubo amor a primera vista, pero que con el tiempo se fue desgastando y no llegamos a afianzar sentimientos más fuertes.

Es distinto cuando compramos algo y con el tiempo vamos reafirmando no solo nuestro amor por ese elemento, sino también lo beneficioso que es para nuestra vida, y la diferencia que generó en nosotros su adquisición. Ya sea porque nos ahorró tiempo, porque sumo a nuestra vida, o simplemente nos hace bien y nos saca una sonrisa con solo verlo.

Por ejemplo, en mi caso, tengo un celular que si bien no me hace despertar una sonrisa cada vez que lo veo, sí, lo hace cuando saco alguna foto de buena calidad, o me doy cuenta que sigo agregándole info y no se queda tildado. Me alegra los días cada vez que cumple sus funciones con creces y reafirmo lo buena inversión que fue.

Con respecto a la decoración, cada vez que me siento en mi living tengo la sensación que tiene todo lo que esperaba de él, y que cada elemento es el componente justo para sentir que ese es mi espacio.

En el caso del armario, cuando un abrigo realmente me abriga, no es pesado sobre mis hombros, hace que me destaque y sigue conmigo temporada a temporada me dá grandes satisfacciones.

El problema sucede cuando lo que compraste va perdiendo su magia a medida que pasa el tiempo, y lo que era lindo a simple vista, con el tiempo deja de serlo cuando no te dá lo que realmente necesitás… bueno, también tal como pasa en algunas relaciones ¿no? Jajaj!

Por ejemplo, si te gusta comprar adornos pero renegás de tener que limpiarlos, si te compraste el mismo sweater en distintos colores pero usás siempre el mismo color, y los otros solo te suman espacio en el armario, o si te compraste un par de zapatos para una ocasión en especial y nunca más los usaste porque o te hacen doler los pies, no sabés con qué combinarlos o no tenés ocasiones en donde lucirlos. Seguramente no sean compras efectivas y hayan respondido más a una compra por impulso que se basó en solucionar una necesidad del corto plazo.

La realidad es que vivimos rodeados por mensajes directos o indirectos que nos impulsan a comprar. Desde la redes sociales, en donde está lleno de marcas o influencers que nos muestran sus miles de looks, su nuevo auto, o sus varios gadgets, hasta los comercios que juegan con aromas, sonidos o la distribución de sus productos para apelar a nuestros sentidos, y romper nuestras barreras generando el impulso de la compra.

En síntesis, podríamos afirmar que todo está hecho para que “pequemos”.

Soy débil me decía hace unas semanas una linda asesorada con la que aprendimos a diferenciar entre una compra efectiva y una que no lo es.

La realidad es que no somos débiles, estamos expuestos a un sin número de influencias de consumo tentadoras y difíciles de resistir a veces.

Con todo esto no te quiero decir que no te des tus gustos, ¡obvio que sos libre de hacerlo! Y soy la primera en recomendarte que lo hagas. Pero que el exceso de determinados “gustos” no te endeude o te prive de conseguir otras cosas.

En una asesoría, una chica llamada Camila me contó que tenía fascinación por los perfumes importados, y tenía más de 15. Su gusto era solo tenerlos porque en el uso solo intercambiaba entre 2 a diario, y los otros eran para “alguna ocasión especial”

La realidad, es que con un panorama más amplio comprendí que ella prefería comprar perfumes porque tenía exceso de peso y según ella no disfrutaba de comprarse ropa. Como los perfumes no tenían talla a la hora de la compra esto le resultaba más placentero.

Un día tomó la decisión de hacer algo al respecto, y es así que trabajamos juntas para que aprendiera a ver su cuerpo desde otro lugar. Dejara de invertir dinero en perfumes, y comenzara a invertirlo en ella misma vistiendo mejor su cuerpo, y aprendiendo a destacarlo teniendo el peso que fuera.

Solo quiero poner este tema en discusión y aportarte herramientas para que seas vos quien tome una decisión de compra real y no solo te vuelvas una víctima de las circunstancias de compra.

Por ello, de manera de ayudarte con este tema te dejo 2 recomendaciones:

1 DEFINÍ EL PROPOSITO DE TU COMPRA

Pensá ¿para qué necesitás esa pieza?, ¿por cuánto tiempo la vas a usar?,¿Cómo realizarías más de 2 combinaciones con ella? ¿Actualmente tenés algo en tu guardarropa similar a lo que querés comprar ahora?

2 NO VAYAS A COMPRAR EN GRUPO

Si bien es un momento divertido, también lo será compartir otro tipo de salida.

Salir a comprar en grupo hace que te pierdas de tu foco real y tal vez gastes más de la cuenta, o compres cosas más por juicio de otros que por tu propio juicio.

Ojalá te sirvan estos dos consejos, y para finalizar te cuento que según el doctor Lopez rosetti en su libro “emoción y sentimientos” (dicho sea de paso te lo recomiendo) la realidad es que somos seres emocionales que razonan… por eso es que las compras que hacemos tienen más un componente emocional que racional.

Tal vez podrías pensarlo la próxima vez que estés justificando en tu mente la última compra que hiciste no?. Ojo que esto también va para mí.

¿Cuáles son los colores de moda? Tendencia Primavera-verano 2021-2022

La guía definitiva para entender la moda masculina de esta primavera verano 2021-2022

¿Cómo decís que te ves?

Comparate con vos mismo/a